El Santa Lucía pone en marcha una consulta de Enfermería para pacientes con dolencias intestinales

          Mar Menor - Rincón de San Ginés           Barrios Cartagena Norte                Pueblos Cartagena Norte              Cartagena Oeste              El Algar y Los Urrutias               launiondehoy.com          MAR MENOR EN DIRECTO

          Playas          Farmacias de Guardia            Esquelas              Literatura            Portales Amigos          Toros             Programación TV             Radio           Pasatiempos          Apuestas             Buzón de lectores y quejas

                          


El Santa Lucía pone en marcha una consulta de Enfermería para pacientes con dolencias intestinales

El Hospital General Universitario Santa Lucía ha puesto en marcha una consulta de enfermería especializada en Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) con el fin de mejorar la atención y realizar un seguimiento más estrecho a estos pacientes.


La nueva consulta de enfermería, que se integra dentro del Servicio de Aparato Digestivo del Complejo Hospitalario Universitario de Cartagena, permanecerá abierta de lunes viernes de 8:00 a.m. a 15:00 p.m. La enfermera responsable de la consulta es Pilar Cobacho Jimenez.

Se trata de un modelo de atención innovador que sitúa a la enfermera en un lugar clave en la gestión y atención de las personas afectadas por una enfermedad inflamatoria intestinal con el objetivo de darles una atención rápida, flexible y completa a estos pacientes para cubrir sus necesidades físicas, emocionales, sociales y laborales, haciéndoles más cómoda su vida y otorgándoles mayor autonomía.

La finalidad de la nueva consulta es la de ayudar a estos pacientes, unos 1.300 diagnosticados y en tratamiento y seguimiento en el Área de Salud de Cartagena, a adaptarse a su nueva situación, encontrando una asistencia médica y un apoyo en cualquier situación que se produzca en su enfermedad, más cercanos e individualizados, a través de equipos interdisciplinares.

Por ese motivo en la primera visita tras el diagnóstico, las enfermeras proporcionan a los pacientes las vías de acceso a la consulta, teléfono de contacto. Este modelo de consulta telefónica permite, ante cualquier brote, poder acortar los tiempos de actuación y posibles ingresos hospitalarios.

Igualmente, las enfermeras realizan una labor pedagógica importante al ofrecer información sobre la enfermedad, sobre los signos y síntomas de alarma y cómo actuar, y cualquier otra duda que pueda surgirles y les educan, al paciente y a su entorno, en la promoción de la salud y en la adquisición de hábitos de vida saludables como pueden ser el seguimiento de una dieta sana, la eliminación de hábitos tóxicos, realización de ejercicio, actuación en caso de embarazo, etcétera.

Esta consulta conciencia sobre la importancia de la adherencia al tratamiento para disminuir la posibilidad de que aparezcan nuevos brotes y coordina con el Hospital de Día la administración de tratamientos biológicos intravenosos pautados y, en caso de que dichos tratamientos sean por vía subcutánea, adiestra al paciente para su correcta administración.

Dentro del seguimiento que se realiza también es fundamental el trabajo que se realiza en la detección de posibles manifestaciones extraintestinales como puedan ser dermatológicas, oftalmológicas, reumatológicas, nefrológicas, etc. para, en caso que sea necesario, realizar una hoja de interconsulta a otras especialidades para abordar dichas complicaciones.

Enfermedad Inflamatoria Intestinal
La Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) engloba un grupo de patologías inflamatorias intestinales de etiología desconocida, mediadas inmunológicamente y de curso crónico, con períodos de síntomas graves (Brotes) y períodos donde la enfermedad está controlada (Remisión).

Existen dos tipos principalmente: Colitis Ulcerosa (CU) y Enfermedad de Crohn (EC). Son enfermedades que cursan con distintos síntomas como diarrea, dolor abdominal, tensión abdominal, tenesmo, lesiones perianales, etcétera. Dichas patologías pueden aparecer en niños y adultos de cualquier edad, pero el inicio habitual es entre los 15 y 30 años de edad.

Imprimir